Red Ciudadanía solidaria y Despensa solidaria: funciona con donaciones voluntarias y apoyó a los mayores durante el confinamiento, que estaban sin poder salir de sus casas. Para repartir la comida se colaboró con otra asociación. El comedor social de Carabanchel estaba saturado. Una vez pasado el estado de alarma, y hasta el mes de julio, se bajó la actividad de la Red Solidaria, pues entienden que se tiene que hacer cargo la administración pública, por lo que reivindican atención de la demanda alimentaria, especial atención a personas dependientes y mejora en la atención de los servicios sociales.